LA PIEL Y EL CABELLO DURANTE LA MENOPAUSIA

comentarios (0) 30




visitas

December 11, 2014

Nuestra piel con el paso del tiempo envejece y sus funciones se ven alteradas, dichas funciones son numerosas: nos defiende frente a gérmenes y radiación solar, regula nuestra temperatura corporal, almacena sustancias…

¿Qué le ocurre a nuestra piel durante la menopausia?

A partir de los 50 años la piel se muestra más fina y seca, pierde firmeza, aparecen arrugas y cambios en la pigmentación, la hidratación disminuye, la piel es más seca, la cantidad de colágeno en estas edades es menor y por tanto la piel se vuelve menos elástica, aparece flacidez sobre todo en rostro, brazos y muslos.

La mujer en menopausia: cabello y pelo

¿Cómo afectan los estrógenos a nuestra piel?

Los estrógenos van a controlar el funcionamiento de las células responsables del tono de la piel (melanocitos), durante la etapa de la menopausia su número va a disminuir provocando la aparición de manchas en la piel.

La piel de las plantas de los pies y palmas de las manos se vuelve más gruesa y con tendencia a la aparición de grietas.

Los estrógenos van a estimular los depósitos de grasa en nuestro cuerpo, durante la menopausia estos depósitos se van a redistribuir, disminuyendo la grasa en zonas como rostro, piernas, brazos, mamas y aumentando a nivel abdominal, nalgas y muslos.

La piel de la zona genital sufre también estos cambios hormonales pudiendo aparecer atrofia y sequedad vaginal.

¿Y nuestro cabello?

Nuestro cabello, durante la menopausia también se ve alterado, el crecimiento normal del pelo se hace más lento volviéndose cada vez más delgado y más corto, se vuelve también más seco. Al producir menos cantidad de estrógenos y más cantidad de andrógenos puede aparecer vello nuevo en la zona de la barba y el bigote, el pelo de las axilas y del pubis puede disminuir de forma muy significativa.

¿Qué medidas podemos llevar a la práctica?

Es importante estar bien hidratadas tanto por dentro como por fuera, beber entre 1 y2 litrosal día y utilizar cremas hidratantes para cara y cuerpo.

Es necesario moderar la exposición solar y utilizar fotoprotectores adecuados.

Utilizar jabones que no irriten y mantengan el ph alcalino de nuestra piel.

Se puede utilizar antioxidantes para evitar el envejecimiento prematuro de la piel.

Y…como siempre…una alimentación equilibrada rica en frutas, verduras y proteínas nos ayudará a mantener una piel más cuidada.

SEQUEDAD VAGINAL Y MENOPAUSIA.

comentarios (0) 771




visitas

October 6, 2014

La sequedad vaginal afecta al 50% de las mujeres entre los 40 y 50 años y es uno de los motivos de consulta más frecuentes en las visitas al ginecólogo cuando aparece la menopausia.

La bajada de estrógenos en el organismo de la mujer durante la menopausia provoca que el tejido vaginal sufra un importante deterioro al no estar bien lubricado; la mucosa vaginal se vuelve más fina y pierde elasticidad. Esa pérdida de humedad en la vagina supone una disminución de la flora protectora y mayor facilidad para adquirir infecciones vaginales.

¿Cuáles son las consecuencias de la sequedad vaginal?

-         Dolor durante las relaciones sexuales.

-          Irritación, ardor y picor en la zona genital.

Por este motivo durante la menopausia es de vital importancia incluir una serie de cuidados especiales para hidratar la zona íntima.

¿Cómo combatir la sequedad vaginal?

-          Utiliza un jabón especial para tu área vaginal con el objetivo de ayudar a mantener el PH de ésta zona; los jabones normales pueden resultar demasiado agresivos para la higiene íntima de la mujer.

-          Aumenta la ingesta de agua y mantente siempre hidratada. Al tomar dos litros de agua tu cuerpo se hidrata y esto contribuye a mejorar la lubricación de la zona vaginal y contrarrestar la sequedad.

-          Utiliza lubricantes a base de extracto de soja que favorecen la lubricación, hidratación y regeneración del epitelio vaginal.

-          Lleva una dieta rica y equilibrada en vitaminas, minerales y soja. La soja posee una sustancia vegetal llamada isoflavonas de soja rica en estrógenos que contribuyen de forma natural a disminuir la sequedad e irritación vaginal.

-          Mantén una higiene adecuada.

-          Visita a tu ginecólogo para que realice un diagnóstico adecuado.

-          Recuerda que el nerviosismo y estrés son también responsables de la sequedad de la zona vaginal.

Por lo tanto, al igual que cuidas tu rostro o manos, no olvides también de cuidar la zona vaginal causante de molestias genitales e incluso de síntomas urinarios.

¡Hasta la próxima! Leer más

EN VERANO, MENOPAUSIA Y CISTITIS VAN DE LA MANO

comentarios (0) 710




visitas

August 13, 2013

El verano es relajación, descanso, disfrute y calor… ¡muuucho calor! A pesar de que lo anhelamos todo el año, hay que admitir que, también, tiene ciertos inconvenientes…

¡Y si no que se lo cuenten a aquellas mujeres que padecen los molestos sofocos!

¿¡El verano?!

También es la época en la que síntomas de la menopausia como el insomnio, la ansiedad que produce el no dormir y, por supuesto, los sofocos se intensifican, todavía, más.

Pero no sólo eso… Cuando las temperaturas se disparan, otro peligro acecha a la salud de la mujer con menopausia: las cistitis.

 Como nos recuerda la Asociación Española de Urología, no sólo las mujeres jóvenes contraen infecciones urinarias ¡aunque representan 7 millones de casos anuales!… sino que aquellas en edad de premenopausia y menopausia, también, tienen un elevado riesgo de sufrir cistitis, sobre todo en verano.

 ¿La principal causante? La bacteria Escherichia coli, que si bien es activa todo el año, parece ser que, según el último número de la revista Infection and Inmunity, “las temperaturas elevadas podrían incrementar su supervivencia y proliferación”.

 También, se relaciona este pico estival de cistitis con “los bañadores mojados, el aumento de las relaciones sexuales, la cafeína, el alcohol y las bebidas carbonatadas” según una revisión de estudios realizada por el Instituto Urológico de Madrid e INFITO (Centro de Investigación sobre Fitoterapia).

Sin embargo, habría que añadir a las hormonas como otro factor de riesgo; y es que, en el caso de la menopausia, el descenso en el nivel de estrógenos es clave: más sequedad vaginal, menos flora bacteriana para proteger las vías urinarias… ¡más cistitis!

¿Tú, también, tienes más infecciones urinarias en verano?

 ¿Utilizas algún remedio natural para prevenirlas o tratarlas?

 

 

 

 

 

Siguiente »

Subscribete



Isoflavona de Soja

Menopausia