EN VERANO, MENOPAUSIA Y CISTITIS VAN DE LA MANO

comentarios (0) 627




visitas

August 13, 2013

El verano es relajación, descanso, disfrute y calor… ¡muuucho calor! A pesar de que lo anhelamos todo el año, hay que admitir que, también, tiene ciertos inconvenientes…

¡Y si no que se lo cuenten a aquellas mujeres que padecen los molestos sofocos!

¿¡El verano?!

También es la época en la que síntomas de la menopausia como el insomnio, la ansiedad que produce el no dormir y, por supuesto, los sofocos se intensifican, todavía, más.

Pero no sólo eso… Cuando las temperaturas se disparan, otro peligro acecha a la salud de la mujer con menopausia: las cistitis.

 Como nos recuerda la Asociación Española de Urología, no sólo las mujeres jóvenes contraen infecciones urinarias ¡aunque representan 7 millones de casos anuales!… sino que aquellas en edad de premenopausia y menopausia, también, tienen un elevado riesgo de sufrir cistitis, sobre todo en verano.

 ¿La principal causante? La bacteria Escherichia coli, que si bien es activa todo el año, parece ser que, según el último número de la revista Infection and Inmunity, “las temperaturas elevadas podrían incrementar su supervivencia y proliferación”.

 También, se relaciona este pico estival de cistitis con “los bañadores mojados, el aumento de las relaciones sexuales, la cafeína, el alcohol y las bebidas carbonatadas” según una revisión de estudios realizada por el Instituto Urológico de Madrid e INFITO (Centro de Investigación sobre Fitoterapia).

Sin embargo, habría que añadir a las hormonas como otro factor de riesgo; y es que, en el caso de la menopausia, el descenso en el nivel de estrógenos es clave: más sequedad vaginal, menos flora bacteriana para proteger las vías urinarias… ¡más cistitis!

¿Tú, también, tienes más infecciones urinarias en verano?

 ¿Utilizas algún remedio natural para prevenirlas o tratarlas?

 

 

 

 

 

REMEDIOS NATURALES PARA LA MENOPAUSIA: EXFOLIANTE CASERO PARA PIEL SECA

comentarios (0) 587




visitas

April 28, 2013

 

 La variación de hormonas que se produce por la menopausia afecta, también, mucho a nuestra piel.

La pérdida de estrógenos no sólo produce una larga lista de síntomas desagradables como los sofocos, la ansiedad, el insomnio o la sequedad vaginal…

 Hablando de sequedad; el órgano más extenso de nuestro cuerpo es uno de los más sufre de sequedad… Me refiero a la piel, tanto la de la cara como la del cuerpo.

 A partir de los 40 años, con el inicio de la premenopausia la composición de la epidermis varía: la piel pierde colágeno y ácido hialurónico por lo que se vuelve más delgada, más frágil, más seca y menos elástica.

 Una buena dieta, cuidados específicos y la ayuda de la nutricosmética y la fitoterapia se hacen imprescindibles para frenar el envejecimiento de la piel.

 ¿El primer paso?

 Una vez a la semana, es básico realizar una limpieza en profundidad; exfoliar la piel no sólo elimina las células muertas sino que promueve la regeneración celular, activa la circulación y reduce el estrés oxidativo.

 Existen muchos remedios naturales para la piel seca; yo te propongo esta sencilla receta casera de mascarilla exfoliante.

 Sólo necesitarás 6 cucharadas de aceite de Argán y 3 cucharadas de sal marina gorda.

Mezcla bien los ingredientes en un bol y extiende sobre la piel húmeda: realiza un suave masaje circular durante un par de minutos y acaba aclarando con abundante agua tibia.

 ¡Ya está… la piel queda preparada para los tratamientos posteriores!

 

HORMONAS Y SOBREPESO: ¿POR QUÉ ENGORDA LA MENOPAUSIA?

comentarios (0) 648




visitas

April 22, 2013

Cuando hablamos de menopausia, los primeros síntomas que se nos vienen a la cabeza son, sin duda, los sofocos, la ansiedad, la sequedad vaginal o el insomnio… pero ¿Y qué hay de la acumulación de grasa en la cintura y el aumento de peso?!

¿Son, realmente, síntomas de la menopausia? ¿O se producen consecuencia de la edad?

Bueno… los años influyen, sí… pero, no cabe duda de que nuestro peso está muy relacionado con las fluctuaciones de nuestras hormonas, a lo largo de la vida.

Prueba de ello, son casi los 2 kilos que solemos engordar con la menstruación, aunque prácticamente todo sea retención de líquidos…

Realmente, el punto de inflexión lo marcan los 40-45 años con el inicio de la perimenopausia: ahí es cuando empieza la bajada de estrógenos y, con ella, un ralentecimiento del metabolismo… lo que significa que, manteniendo los mismos hábitos de vida, la tendencia es a engordar.

Por ello, es el momento idóneo para hacer cambios: controlar las calorías, llevar una dieta equilibrada así  como realizar ejercicio físico y cuidar la piel.

Es importante entender que el sobrepeso y la grasa que se instalan tras la menopausia no sólo son un problema estético sino que pueden convertirse en un auténtico problema para la salud: hipertensión, subida del colesterol, diabetes… pero también empeoramiento de la artrosis y de los sofocos, entre otros.

Vida sana, remedios naturales, deporte, técnicas de relajación

¿Sabías que existen, además de la soja y sus isoflavonas, un importante número de plantas medicinales para ayudar a controlar el sobrepeso producido por la menopausia?

Siguiente »

Isoflavona de Soja

Menopausia