SEQUEDAD VAGINAL Y MENOPAUSIA.

comentarios (0) 379




visitas

October 6, 2014

La sequedad vaginal afecta al 50% de las mujeres entre los 40 y 50 años y es uno de los motivos de consulta más frecuentes en las visitas al ginecólogo cuando aparece la menopausia.

La bajada de estrógenos en el organismo de la mujer durante la menopausia provoca que el tejido vaginal sufra un importante deterioro al no estar bien lubricado; la mucosa vaginal se vuelve más fina y pierde elasticidad. Esa pérdida de humedad en la vagina supone una disminución de la flora protectora y mayor facilidad para adquirir infecciones vaginales.

¿Cuáles son las consecuencias de la sequedad vaginal?

-         Dolor durante las relaciones sexuales.

-          Irritación, ardor y picor en la zona genital.

Por este motivo durante la menopausia es de vital importancia incluir una serie de cuidados especiales para hidratar la zona íntima.

¿Cómo combatir la sequedad vaginal?

-          Utiliza un jabón especial para tu área vaginal con el objetivo de ayudar a mantener el PH de ésta zona; los jabones normales pueden resultar demasiado agresivos para la higiene íntima de la mujer.

-          Aumenta la ingesta de agua y mantente siempre hidratada. Al tomar dos litros de agua tu cuerpo se hidrata y esto contribuye a mejorar la lubricación de la zona vaginal y contrarrestar la sequedad.

-          Utiliza lubricantes a base de extracto de soja que favorecen la lubricación, hidratación y regeneración del epitelio vaginal.

-          Lleva una dieta rica y equilibrada en vitaminas, minerales y soja. La soja posee una sustancia vegetal llamada isoflavonas de soja rica en estrógenos que contribuyen de forma natural a disminuir la sequedad e irritación vaginal.

-          Mantén una higiene adecuada.

-          Visita a tu ginecólogo para que realice un diagnóstico adecuado.

-          Recuerda que el nerviosismo y estrés son también responsables de la sequedad de la zona vaginal.

Por lo tanto, al igual que cuidas tu rostro o manos, no olvides también de cuidar la zona vaginal causante de molestias genitales e incluso de síntomas urinarios.

¡Hasta la próxima! Leer más

EN VERANO, MENOPAUSIA Y CISTITIS VAN DE LA MANO

comentarios (0) 679




visitas

August 13, 2013

El verano es relajación, descanso, disfrute y calor… ¡muuucho calor! A pesar de que lo anhelamos todo el año, hay que admitir que, también, tiene ciertos inconvenientes…

¡Y si no que se lo cuenten a aquellas mujeres que padecen los molestos sofocos!

¿¡El verano?!

También es la época en la que síntomas de la menopausia como el insomnio, la ansiedad que produce el no dormir y, por supuesto, los sofocos se intensifican, todavía, más.

Pero no sólo eso… Cuando las temperaturas se disparan, otro peligro acecha a la salud de la mujer con menopausia: las cistitis.

 Como nos recuerda la Asociación Española de Urología, no sólo las mujeres jóvenes contraen infecciones urinarias ¡aunque representan 7 millones de casos anuales!… sino que aquellas en edad de premenopausia y menopausia, también, tienen un elevado riesgo de sufrir cistitis, sobre todo en verano.

 ¿La principal causante? La bacteria Escherichia coli, que si bien es activa todo el año, parece ser que, según el último número de la revista Infection and Inmunity, “las temperaturas elevadas podrían incrementar su supervivencia y proliferación”.

 También, se relaciona este pico estival de cistitis con “los bañadores mojados, el aumento de las relaciones sexuales, la cafeína, el alcohol y las bebidas carbonatadas” según una revisión de estudios realizada por el Instituto Urológico de Madrid e INFITO (Centro de Investigación sobre Fitoterapia).

Sin embargo, habría que añadir a las hormonas como otro factor de riesgo; y es que, en el caso de la menopausia, el descenso en el nivel de estrógenos es clave: más sequedad vaginal, menos flora bacteriana para proteger las vías urinarias… ¡más cistitis!

¿Tú, también, tienes más infecciones urinarias en verano?

 ¿Utilizas algún remedio natural para prevenirlas o tratarlas?

 

 

 

 

 

LA SEQUEDAD OCULAR, OTRO SÍNTOMA DE LA MENOPAUSIA

comentarios (0) 892




visitas

June 30, 2013

Sofocos… ¡Síiii!… Pero, también, sequedad vaginal, sequedad de piel, sequedad bucal (de ésta hablaré en otro post) y sequedad ocular.

Está claro que, si algo caracteriza a la menopausia, es que nos reseca a todos los niveles… y, no sólo debido a la edad, ¡que también!… sino, sobre todo, a la caída en picado de nuestras hormonas, los estrógenos, que participan en multitud de procesos del organismos; entre ellos la lubricación.

En cuanto al tema de hoy; la sequedad ocular afecta al 20% de la población, se dispara al envejecer y, es mucho más frecuente en la mujer que en el hombre.

Los datos hablan por sí sólo: cerca del 60% de las mujeres a partir de los 45 años (premenopausia) sufre de “ojo seco” aunque la inmensa mayoría no lo sabe o no consulta porque no lo asocia con un síntoma de la menopausia.

¿Cuáles son las señales a las que hay que estar alertas?

Suele empezar con vista cansada, ojos irritados y seguir con ardor, escozor, sensación de arenilla y dolor.

A estos síntomas, también, hay que sumarles sensibilidad a la luz, visión borrosa y un aumento en el riesgo de infección; no olvidemos que las lágrimas tienen una función de limpieza.

Al ser un problema crónico, el mejor remedio pasa, ante todo, por una buena prevención: hay que cuidar la salud de nuestros ojos al igual que lo hacemos con nuestra piel o nuestro pelo, a diario.

¿Sufres alguno de estos síntomas? ¿Crees que podrías tener sequedad ocular? ¿Quieres conocer los mejores remedios naturales?

 

Siguiente »

Isoflavona de Soja

Menopausia