Download Freewww.bigtheme.net/joomla Joomla Templates Responsive

Aceites para pieles secas en la menopausia

Hola a tod@s,

Las vacaciones ya se han acabado para la mayoría de nosotros. Después de un verano tan cálido como el que hemos tenido este año, no sabemos que nos deparará el otoño que está a punto de llegar.

Durante el verano, nuestra piel está más expuesta a los rayos solares. Para que nuestra piel llegue en buenas condiciones al final del verano debemos protegerla de forma adecuada, utilizando a diario la crema protectora solar con el factor de protección adecuado para nuestro tipo de piel, y además, una crema hidratante para recuperar el agua que se evapora debido al calor y los rayos solares.

aceite-argan-tasia-mani

Pero en el caso de la mujer menopáusica, la sequedad de la piel es habitual. Esta sequedad tiene una explicación, con la menopausia en el cuerpo de la mujer se produce una disminución de la síntesis de estrógenos, la hormona femenina. Esta hormona actúa en varios órganos como la piel, los huesos, el aparato genital… Leer más…

CONTRA LA OSTEOPOROSIS EN MENOPAUSIA; CALCIO, VITAMINA D E ISOFLAVONAS (II)

Llevamos varias semanas hablando del riesgo de sufrir osteoporosis, cuando se acerca la menopausia… pero, también, de la importancia de prevenir su aparición gracias a una dieta adecuada, el ejercicio diario y al uso de ciertas plantas medicinales aportadas por la fitoterapia.

Hoy, precisamente, nos vamos a centrar más en esas sustancias naturales básicas para el mantenimiento de la salud de nuestros huesos.

Además del calcio y de la vitamina D, los ácidos grasos Omega 3, también, juegan un papel importante en la prevención de la osteoporosis ya que impiden que el calcio se elimine por la orina. Lo contienen los pescados grasos, frutos secos y semillas pero si crees que no los consumes suficientemente en tu dieta; puedes aportar Omega 3 como complemento en forma de perlas.

Lo mismo ocurre con el Aceite de Onagra, conocida como la planta de la mujer y remedio natural para las molestias de la menstruación y menopausia: la combinación de sus Omega 6 y Omega 3 ayudan a fijar mejor el calcio, siempre, claro, que la alimentación sea rica en este mineral.

Otro imprescindible, en la menopausia, es la soja o soya.

Como planta medicinal, la fitoterapia usa sus isoflavonas en cápsulas para aliviar los síntomas típicos como los sofocos, la sequedad vaginal (también en forma de gel para aplicar), el colesterol…

Como alimento, la soja nos interesa, fundamentalmente, por su valor nutricional y la calidad de sus proteínas (de los escasos alimentos vegetales en contener todos los aminoácidos). Son un excelente sustituto de las proteínas animales de la carne.

¡¿Por qué?!

Resulta que se ha comprobado que un exceso de proteínas animales reducen el calcio de los huesos, al aumentar su eliminación por la orina.

Otros enemigos que aceleran la descalcificación son: el alcohol, el tabaco, la cafeína, el exceso de sal y un bajo peso corporal. Síiiiii…. Engordar en la menopausia no es bueno pero estar muy delgada tampoco: las mujeres con un peso demasiado bajo tienen unos huesos más delgados y poca grasa para amortiguar los golpes y caídas.

Y tú… ¿Cuidas bien de tus huesos?

LOS EFECTOS DE LA MENOPAUSIA SOBRE LA PIEL

Cuando hablamos de menopausia, lo primero que se nos viene a la mente, sin lugar a dudas, son los sofocos… Claro, ¡qué suplicio!…

Luego, vienen la ansiedad, el insomnio, la sequedad vaginal…y la búsqueda de algún remedio natural para aliviarlos sin tener que tomar un tratamiento con hormonas.

Pero… ¡¿y la piel?!

Porque la piel es uno de los órganos que más sufre los síntomas de la menopausia; ¿Sabías que es el mayor órgano de nuestro cuerpo? Pues sí, y con la bajada de estrógenos, nuestra piel, también, se ve afectada ¡y mucho!

Vale, vale… es verdad… menopausia o no, la piel envejece naturalmente con la edad… porque los hombres también tienen arrugas o ¡¿no?!

Sí, aunque hombres y mujeres no envejecemos igual… por las hormonas…

Porque en la mujer existe un antes y un después que viene marcado por la llegada de la menopausia; en general, hasta los 50 años se mantiene bastante bien pero, a partir de ahí…

Los estrógenos que han estado protegiendo nuestra piel, durante toda la vida, van desapareciendo y eso es lo que acelera, todavía más, el envejecimiento natural con efectos devastadores.

La piel cambia: “adelgaza”, se vuelve mucho más seca, pierde elasticidad y las arrugas se marcan profundamente.

Queda claro que nuestra piel también merece un cuidado especial, en la menopausia: fitoterapia, medicina natural, nutricosmética…son de gran ayuda a la hora de prevenir y luchar contra los signos del envejecimiento cutáneo.

¿Has probado ya, los beneficios  de la soja y sus isoflavonas, el Aceite de Onagra, el Resveratrol o el Aceite de Argán?