Remedios naturales para la menopausia












Nuestra piel con el paso del tiempo envejece y sus funciones se ven alteradas, dichas funciones son numerosas: nos defiende frente a gérmenes y radiación solar, regula nuestra temperatura corporal, almacena sustancias…

¿Qué le ocurre a nuestra piel durante la menopausia?

A partir de los 50 años la piel se muestra más fina y seca, pierde firmeza, aparecen arrugas y cambios en la pigmentación, la hidratación disminuye, la piel es más seca, la cantidad de colágeno en estas edades es menor y por tanto la piel se vuelve menos elástica, aparece flacidez sobre todo en rostro, brazos y muslos.

La mujer en menopausia: cabello y pelo

¿Cómo afectan los estrógenos a nuestra piel?

Los estrógenos van a controlar el funcionamiento de las células responsables del tono de la piel (melanocitos), durante la etapa de la menopausia su número va a disminuir provocando la aparición de manchas en la piel.

La piel de las plantas de los pies y palmas de las manos se vuelve más gruesa y con tendencia a la aparición de grietas.

Los estrógenos van a estimular los depósitos de grasa en nuestro cuerpo, durante la menopausia estos depósitos se van a redistribuir, disminuyendo la grasa en zonas como rostro, piernas, brazos, mamas y aumentando a nivel abdominal, nalgas y muslos.

La piel de la zona genital sufre también estos cambios hormonales pudiendo aparecer atrofia y sequedad vaginal.

¿Y nuestro cabello?

Nuestro cabello, durante la menopausia también se ve alterado, el crecimiento normal del pelo se hace más lento volviéndose cada vez más delgado y más corto, se vuelve también más seco. Al producir menos cantidad de estrógenos y más cantidad de andrógenos puede aparecer vello nuevo en la zona de la barba y el bigote, el pelo de las axilas y del pubis puede disminuir de forma muy significativa.

¿Qué medidas podemos llevar a la práctica?

Es importante estar bien hidratadas tanto por dentro como por fuera, beber entre 1 y2 litrosal día y utilizar cremas hidratantes para cara y cuerpo.

Es necesario moderar la exposición solar y utilizar fotoprotectores adecuados.

Utilizar jabones que no irriten y mantengan el ph alcalino de nuestra piel.

Se puede utilizar antioxidantes para evitar el envejecimiento prematuro de la piel.

Y…como siempre…una alimentación equilibrada rica en frutas, verduras y proteínas nos ayudará a mantener una piel más cuidada.

     

Las infecciones vaginales constituyen entre un 10 y un 25% de los diagnósticos en las consultas de ginecología, el 50% de las mujeres ha padecido alguna infección vaginal antes de los 25 años y casi un 75% de todas las mujeres adultas han tenido al menos una infección vaginal producida por levaduras en su vida. Las infecciones vaginales más comunes son las candidiasis.

Pero…¿Qué es una Candidiasis vaginal?

La candidiasis es una infección producida por Candida albicans. La Candida es una levadura que está siempre presente en la boca, tubo digestivo y vagina en pequeñas cantidades, por lo general no suele ocasionar síntomas pues las demás bacterias presentes en la flora vaginal las mantienen bajo control, pero, hay condiciones que alteran el equilibrio de la flora permitiendo a la Candida crecer en exceso.

La cándida vaginal, infección recurrente

¿Cuáles son los factores que favorecen la aparición de Cándidas?

-         cambios hormonales como embarazo y menopausia

-         antes de la menstruación también es frecuente en muchas mujeres la aparición de cándidas.

-         Toma de anticonceptivos

-         toma de antibióticos, pues van a destruir las bacterias beneficiosas que van a controlar el crecimiento de las cándidas.

-         Uso de jabones perfumados o desodorantes perfumados que son agresivos para el ph de la vagina

-         uso de ropa muy ajustada o sintética.

-         Las relaciones sexuales pueden producir una candidiasis o empeorar los síntomas

¿Y… cuáles son sus síntomas? Ver +

     

La disminución de estrógenos y de colágeno durante la menopausia tiene como consecuencia una pérdida de elasticidad y falta de hidratación en la piel; ésta se vuelve más frágil y susceptible a lesiones, pierde su textura, se muestra más blanda y áspera y aumenta su transparencia. La perdida de humedad y elasticidad en la piel facilita la aparición de arrugas. La circulación de la piel disminuye y aparecen manchas cuando se rompen los capilares.

Es imposible detener el paso del tiempo y sus consecuencias sobre el aspecto físico pero sí podemos ralentizar este proceso y disminuir la intensidad de los efectos de la menopausia sobre la piel.

Cuidados de la piel durante la menopausia

Para ralentizar el proceso de envejecimiento y disminuir la intensidad a largo plazo de los efectos de la menopausia en la piel es necesario que los cuidados de la piel se adopten en etapas anteriores, de forma que cuando la falta de estrógenos aparezca, la piel presente una buena calidad e hidratación.

 

Consejos para una piel sana en la menopausia:

  • Protege tu piel del sol: aunque los expertos recomiendan que te expongas a la luz del sol alrededor de 15 minutos cada día para sintetizar correctamente la vitamina D (importante para la absorción de calcio tan necesario para los huesos), no olvides utilizar protección solar adecuada a tu tipo de piel y evitar el sol desde las doce de la mañana hasta las cuatro de la tarde.
  • Dieta equilibrada: que contenga mucha fruta y verdura que aporten vitaminas y  minerales que protejan contra los radicales libres.
  • Exfolia tu piel regularmente: para facilitar la eliminación de células muertas y limpiar los poros de impurezas, además de estimular la renovación celular.
  • Practica ejercicio: que no solo te ayudará a prevenir la osteoporosis, sino que mejorará la circulación sanguínea, contribuyendo a que tengas una piel más saludable.
  • No fumes: el tabaco, además de ser perjudicial para la salud, daña la piel y le resta vitalidad y luminosidad.

En la actualidad existen muchas cremas que son beneficiosas para la piel porque la hidratan y retrasan la aparición de arrugas (cremas con células madres vegetales que poseen una función única de rejuvenecer la epidermis debido a la formación constante de nuevos queratinocitos y regenerar el tejido dañado). Asimismo existen cremas que atenúan la aparición de las manchas oscuras de tal manera que consiguen frenar, en parte, los efectos de la edad sobre la piel.

El estado de la piel de una persona va a depender de múltiples factores, el factor genético desempeña un papel fundamental en el tipo de piel de una persona pero sin embargo si cuidamos e hidratamos nuestra piel adecuadamente podemos retrasar los signos de envejecimiento y mejor su estado.

¡Hasta la próxima!

 

     

Subscribete



Isoflavona de Soja

Menopausia